Carta al futuro voluntario

por Carla Mora

Carta al futuro voluntario

Quizá al comenzar a leer esta emisiva, creas que es una propaganda para invitarte a participar de una actividad en particular durante tus vacaciones. Pues lo lamento, esto no tiene ese fin. Lo que aquí escribo tiene una intención totalmente diferente y te explicaré en estas líneas porque.

Se acerca a pasos agigantados el invierno; momento de vacaciones para algunos, descanso para otros. Pero hay una vereda que ve con preocupación la caída del agua y de las hojas. Y es que invierno trae consigo frio, humedad, viento… Paredes frías, camas mojadas, enfermedad y lo más preocupante y doloroso: soledad.

Y es a raíz de esto que nace mi primera invitación: Que lo que te acabo de contar y que es normal y común para algunos, no lo sea para ti. Que te de pena, rabia, que te indigne… tanto que te veas obligado a involucrarte.

Una vez que sientas ese llamado a hacerte cargo, te invito a informarte. Que aquello que te dolió y te conmovió, te haga conocer más, aprender más. No cometas el error de conformarte con lo escuchado desde las bocas de algunos, has el esfuerzo de buscar por tus propios medios todo lo que necesites saber. Una persona involucrada e informada presta un servicio aun más comprometido y permanente.

Con los dos puntos anteriores quizá creas que es suficiente, pues lamento informarte que estás equivocado. Falta, a mi juicio, la parte más importante: luchar.

Lucha por aquello que te indignó, por lo que te quemaste las pestañas leyendo y aprendiendo y sabes que con convicción y trabajo colaborativo puedes y quieres cambiar.

Que esta lucha suponga alegrías, risas, amistad y abrazos… pero aun más importante, que lleve consigo rabia, llanto y tristeza… porque es ahí cuando te das cuenta que a pesar que duela lo que tenga que doler, habrán personas agradecidas de que tu esfuerzo dé fruto. Un fruto que puede llegar en un día, un mes, hasta incluso en años, pero que servirá de ejemplo para tantos que como tú, sintieron algo en su corazón al leer estas líneas.

Que la sed de amar y servir sea motor de la lucha por la dignidad de quienes día a día, pelean contra un sistema que no los favorece, que los olvida, que los margina.

Te invito a gastar la vida, a quemarte por lo que crees… no tan solo en una semana de invierno, sino que la vida entera.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s