y . . . ¿Qué han ganado l@s estudiantes de la UdeC movilizándose y organizándose?

por Simón Manríquez Villena

y . . . ¿Qué han ganado l@s estudiantes de la UdeC movilizándose y organizándose?

“La federación universitaria de Córdoba se alza para luchar contra éste régimen y entiende que en ello le va la vida. Reclama un gobierno estrictamente democrático y sostiene que el demos universitario, la soberanía, el derecho a darse el gobierno propio radica principalmente en los estudiantes. El concepto de autoridad que corresponde y acompaña a un director o a un maestro en un hogar de estudiantes universitarios no puede apoyarse en la fuerza de disciplinas extrañas a la sustancia misma de los estudios. La autoridad, en un hogar de estudiante, no se ejercita mandando sino sugiriendo y amando: enseñando.”

Manifiesto Liminar, Córdoba, 21 de Junio 1918

 

El siguiente artículo es un repaso de la organización y movilización estudiantil de la Universidad de Concepción durante los últimos 70 años (aprox.). Pretende esclarecer que la organización y movilización de las y los estudiantes es necesaria y ha logrado resultados satisfactorios no sólo mejorar las condiciones de las y los estudiantes y sus familias, también de la comunidad universitaria y el pueblo en su conjunto.

También daré a conocer algunos hitos y a develar la historia oculta de nuestra Universidad.

La gran influencia y el hito dinamizador de las luchas estudiantiles fue el llamado “Grito de Córdoba” en 1918. Momento en el cual las y los estudiantes argentinos de aquella Universidad proclaman una nueva visión y rol de la misma. Si usted es de aquell@s que detesta paros, huelgas, tomas, ya sabe a quién culpar.

Los trofeos de esa movilización fueron los siguientes:

  1. Autonomía universitaria: se refiere a la capacidad de cada institución universitaria para dictar sus propios estatutos y reglamentos, diseñar, aprobar y organizar carreras, disponer y administrar sus bienes y rentas y, organizar sus servicios, nombrar y remover a su personal docente y administrativo con sujeción a normas legales y reglamentarias pertinentes. Todo ello asegura cierto grado de independencia ante las presiones ejercidas por la sociedad civil y los grupos de poder.
  2. Ingreso irrestricto. Se garantiza el derecho a la educación y permite, a todo ciudadano que así lo desea, acceder a la formación superior, restringiendo el examen de ingreso eliminatorio.
  3. Acceso de los docentes a sus cargos por concurso público de antecedentes y oposición, por un período establecido.
  4. Reconocimiento de los centros de estudiantes elegidos democráticamente. Esta representación de los estudiantes permite la participación directa de los mismos en la vida académica.
  5. Cátedras paralelas, para elegir desde qué paradigma aprender.
  1. Cogobierno de la institución, constituido por todos los claustros (estudiantes, docentes y graduados). Tiende primordialmente a asegurar la participación activa de los estudiantes en la enseñanza y su específica representación -con voz y voto en los órganos de gobierno. La participación de los tres claustros o estamentos es una conquista de la reforma que promueve el diálogo entre los distintos actores, el debate de ideas, el consenso reemplazando el autoritarismo por la Democratizaciónde la vida académica.

Como ven, muchos de los triunfos logrados en 1918 siguen siendo escuchados actualmente en los petitorios de los estudiantes. ¿Estaremos atrasados casi 100 años? 

Empiezo por este hecho porque nos da claridades de su influencia en nuestra Universidad.

En el año 1946, luego de una larga lucha, que incluyó una huelga en la Universidad, se logró la representación con dos delegados de los últimos cursos en las facultes y el Consejo Universitario, con derecho a voz y voto, así como el establecimiento en cada facultad de comisiones de docencia integradas por docentes y estudiantes.

La existencia del coro, orquesta y teatro de nuestra Universidad es obra de la Federación de Estudiantes (estudiantes organizad@s). Allí nacieron y se les dio forma hasta que la Universidad las hizo suyas (ya que los estudiantes no podían solventarlas más económicamente). Esto fue durante los años 50

En 1952, el producto de las ganancia de la fiesta de los estudiantes fue destinada al desarrollo del Centro de Investigación Científica de la Universidad.

Así también el Departamentos de Asuntos Estudiantiles como los Hogares Universitarios son obra de la lucha de las y los estudiantes, luchas que implicaron incluso la huelga.

Así también en esta época se obtienen mayores beneficios económicos para estudiantes de escasos recursos, se crearon y aplicaron cuestionarios para evaluar la calidad docente, etc.

Las autoridades nunca han cedido por las buenas a las solicitudes estudiantiles, el siguiente hecho lo confirma:

En el año 1955 la Federación de Estudiantes solicitó a rectoría la conformación de un Comité Tripartito para discutir las demandas de la reforma (una vez planteada la necesidad de esta)  que estuviera constituido por estudiantes, docentes y autoridades. Enrique Molina, rector vitalicio desde que fundó la Universidad, se opuso tajantemente, y en respuesta, los estudiantes iniciaron una huelga. La universidad respondió cancelando la matrícula a los estudiantes que la causaron y suspendiendo las clases de las Escuelas e institutos por 30 días. Producto de este conflicto Molina renunció a su cargo en el año 1956.

De esta experiencia no se puede rescatar mucho, quizás marco un hito dentro de la Universidad de Concepción, por el hecho de que el rector vitalicio de la Universidad fue expulsado.

En 1959 la UNESCO aprobó un plan de reestructuración de la Universidad de Concepción, en calidad de proyecto piloto para el hemisferio. Para hacerlo posible, la Fundación Ford entregó 500.000 dólares, a los que se agregaron otros 300.000 de procedencia alemana. Posteriormente, para consolidar la experiencia, la Ford donó otros 800.000 dólares.

“En los últimos años especialmente se abrirán también las Universidades a la penetración norteamericana los que a la búsqueda de la solución de su propia crisis educacional (“El Capital Monopolista”, Paul Baran y Paul Sweesy, Monthly Review) o la creación de toda una élite intelectual, científica y técnica CIPAYA, que posteriormente administre “convenientemente” sus intereses en un traspatio colonial, se lanzará a la ofensiva, a través de préstamos condicionados, reformas dirigidas, creación de carreras ajenas al mercado profesional regional y muy propicias al norteamericano, becas para docentes jóvenes o profesionales recién recibidos, asesorías técnicas que no cumplen otra función que la de vigilar la utilización de los fondos a condicionamientos por ellos facilitados, programas de intercambio, cuerpos de paz que por sobre su falta de preparación difunden la “cultura norteamericana, etc.”

Todo lo cual transformará substancialmente nuestras universidades, desde las estructuras universitarias mismas hasta la fisonomía tanto física como intelectual: convirtiéndose en Universidades “modernas” en la que abundarán los “gringos” en los pasillos y corredores universitarios, los textos-guías norteamericanos a la vez que las “ciencias puras” reinarán en las cátedras, mientras los profesores marxistas, salvo escasas excepciones y la “filosofía de la praxis” permanecerán proscritos del proceso educativo universitario.”

Miguel Enríquez, “Revolución Universitaria”, texto publicado en el 6to número del Polémica Universitaria, 1966

 

En 1966 llevaron a cabo una huelga de dos meses por el cogobierno universitario y por la expulsión de los Cuerpos de Paz de la Universidad, ocupando la Ciudad Universitaria, desarrollando paralelamente un congreso interno de Federación y un Congreso Latinoamericano de Sociología, bajo el poder estudiantil

En 1967 los estudiantes expulsaron a los Cuerpos de Paz del Barrio Universitario.

Por un lado, las tensiones acumuladas por la fortaleza, madurez y radicalización de los estudiantes durante tres años de lucha, y por otro, la creciente dependencia de nuestra Universidad de capitales norteamericanos y una increíble tozudez de la élite de poder masónico de la Universidad, que a las peticiones estudiantiles sólo respondió con mayor discriminación y persecución ideológica, hicieran crisis a mediados del año.

La forma de lucha de esos años y la problemática se puede resumir en la siguiente entrevista que dio Bautista Van Schouwen, secretario ejecutivo de la FEC en ese entonces, a Punto Final:

“Permítame hacer un poco de historia. Cuando la asamblea de socios de esta corporación privada manejada por el imperialismo, que es la universidad penquista, designó a Stichkin como rector, nos dimos cuenta de la estrategia que debíamos enfrentar en el futuro inmediato. Nos aguardaba lidiar con una política experta, untuosa, en que la reacción se trajea con una simpatía demagógica, peligrosa desde el momento que puede confundir a algunos incautos con tendencia al cientificismo. Un hombre de características personales que lo singularizan dentro de la corriente burguesa kennedista. Un individuo capaz de imponer los intereses de su clase con la más suave vaselina y los modales más corteses. A su candidatura opusimos una revolucionaria, la de Carlos Altamirano. Lo destacable de esto es que por primera vez en la historia de esta universidad eran cuestionados sus dominadores. Ni soñábamos con triunfar electoralmente en esas condiciones. Pero en aquella elección de marzo se oyó por vez primera en el claustro pleno, masón y “minesoto”, la voz del marxismo revolucionario y sus planteamientos programáticos respecto a la universidad y la cultura. Y esa misma voz se oyó fuera de los ámbitos académicos.

“Una vez asumida la rectoría, Stichkin invita a Luciano Cruz, nuestro presidente de la FEC y miembro, como yo, del MIR, a “dialogar”. Luciano se niega. Teníamos que enfrentar a un clan reunido por las fundaciones Ford, Rockefeller, Kellog, que habían penetrado con sus métodos colonialistas, fundamentalmente en los institutos centrales de química, física, matemáticas.

Una de sus “investigaciones científicas” más codiciadas giró alrededor de una pasta de dientes norteamericana. Amén que estos monopolios estadounidenses dominan esas carreras para llevarse luego los técnicos y científicos que tanto escasean en USA, lo que les resulta muy barato.

“Ante el planteamiento reformista de la FEC, el rector Stitchkin maniobra citando a una constituyente que nosotros rechazamos por no ser representativa, puesto que dejaba afuera al docente no titular y al personal obrero auxiliar. Finalmente, Stitchkin debe ceder y conquistamos que la Comisión de Reforma Universitaria incluya a todos los sectores”

“Por primera vez, asimismo, los docentes toman conciencia del verdadero carácter de esta universidad, y junto a los estudiantes, elaboran los documentos en las subcomisiones. PF los ha leído y presenciado las reuniones plenarias. Allí se impusieron, entre otras cosas, la enseñanza de las ciencias sociales en todas las carreras para no producir robots de laboratorio sino seres cultos. Seres útiles para la transformación revolucionaria socialista. La calificación de los docentes y el derecho a voto. Los concursos rigurosos para la designación de docentes, mecanismos democráticos de poder y otras normas para que esta universidad pueda participar dentro del medio social en la lucha por la liberación nacional, en la revolución inesquivable. Quizá nos hemos enajenado un poco en esta reforma, enfrascados en la confección de documentos y vigilando las pillerías de la burguesía masónica. Todo lo que se está aprobando del futuro estatuto es claramente antimperialista. Cuando haya que elegir las nuevas autoridades, que tendrán que ser coherentes con este proceso, habrá guerra. La FEC quiere actuar de un modo serio y responsable, no nos vamos a farrear la esperanza juvenil, como otros acostumbran. Cuando pasó Freí por aquí, Stitchkin invitó a Luciano Cruz a comer los tres juntos. Se quedaron esperando. No transaremos, ni por las “buenas” ni por las malas.”

En la Universidad se constituyó una comisión de la reforma formada por un 60% de docentes y en un 40% por estudiantes.

En virtud de la reforma en 1968 se creó un Consejo Superior que reemplazó al Consejo Universitario y al directorio, un Consejo de Asuntos Estudiantiles y un Consejo de Difusión Universitaria.

Así mismo se crearon nuevos estatutos y se llamó a elecciones de rector y vicerrector. Las ponderaciones para las elecciones eran las siguientes: 72% docentes, 25% estudiantes y 3% trabajadores no docentes.

Ese año fueron electos Edgardo Enríquez (profesor de anatomía) y Galo Gómez.

Durante los 70 y bajo la administración del rector Edgardo Enríquez y el vice-rector Galo Gomez Oyarzún se concretó el proyecto de la Universidad del Carbón en Lota, que tenía como finalidad acercar la Universidad a los obreros y habitantes de la zona.

La mayoría de estos logros se perdieron durante la Dictadura, el retroceso fue enorme, pero varios de estos logros siguen vigentes.

Durante el año 2009 se levanta la primera gran movilización interna de nuestra Universidad pos-dictadura. Esto debido a que en nuestra Universidad se congelaba o expulsaba a las y los estudiantes que no tenían dinero para pagar la matrícula y los aranceles. Gracias a esta movilización se lograron congelar los aranceles por 4 años (sólo se reajustaban al IPC), además quedó como resolución que ningún estudiante podrá dejar de estudiar en la Universidad por problemas económicos.

img.png
Frase Humana en los pastos que van del Foro a la Biblioteca Central, 2011

Durante el año 2012 la movilización vuelve a levantarse, para volver a pelear por la congelación de los aranceles, se logra lo siguiente:

  1. Congelamiento de los Aranceles por IPC (aún está vigente)
  2. Arancel de titulación para todas las carreras, que ronda los 600.000 pesos
  3. Rebaja de la matrícula
  4. Creación del horario protegido (horario de 12 a 15hrs los miércoles) donde se prohíbe agendar actividades académicas para permitir la organización estudiantil
  5. Aumento de la representación estudiantil con derecho a voz y voto en los Consejos de Carrera (de 2 a 4 consejeros)

 

Estas son algunos de los logros que se han obtenido de las luchas estudiantiles en Concepción, hay mucha historia escondida que queda por develar. Así también cabe destacar que la lucha de las y los estudiantes de la Universidad de Concepción también se ha hecho presente en demandas nacionales, y también muchos de nuestros beneficios son frutos de otros actores, como la luchas de las y los secundarios.

Si usted es beneficiaria/o de la SODEXO, si usted es beneficiaria/o de la gratuidad, si paga 5 millones de aranceles en vez de 7, si la matrícula le cuesta la mitad de lo que podría, si puede acceder a beneficios como atención medica gratuita.Si usted vive en un hogar universitario. Si el interés de su crédito es un 2% y no un 7%. Si puede acceder a un almuerzo durante sus prácticas.

Si usted disfruta de obras de teatro y escucha a la sinfónica o el coro en el foro o en el frontis de la biblioteca central.

Si usted puede acceder a una tarifa escolar rebajada en la locomoción colectiva que puede ocupar todos los días del año.

Agradezcalo, porque no ha sido fruto de la generación espontánea ni de la amabilidad de nuestras autoridades, ha sido fruto de una larga construcción histórica y política, de disputa y lucha de las y los estudiantes durante estos últimos 100 años.

Ha sido gracias a la organización estudiantil en sus espacios de base y federados.

Ha sido gracias a todas y todos esos estudiantes que fueron expulsados de nuestra Universidad en los años 50.

Ha sido gracias a las tomas de las y los secundarios durante el año 2001 y 2006.

Ha sido gracias a estudiantes que han sido injustamente encarcelados incluso el año 2012 en nuestra casa de estudios.

Ha sido gracia a millones de estudiantes que han dado su tiempo y vida por que las Universidades estén al servicio de la comunidad y porque se construya un país más justo.

Vivimos aún en miseras condiciones y la injusticia social sigue presente.

Aún no hay cambios estructurales en nuestra educación: la educación sigue siendo de mercado (se lucra con ella) y mercantil (sirve a intereses de empresas privadas), las casas de estudio no están democratizadas, el negocio de la banca privada (principalmente a través del CAE) sigue vigente y se lleva el 36% del presupuesto en educación. La educación aún no sirve a la comunidad. La Universidad de Concepción sigue sirviendo a las empresas forestales como MININCO y Arauco. Tenemos una deuda universitaria acumulada de 240.000.000.000 al año 2012 y se le entrega constantemente millones de pesos al banco de un empresario: Saieh (Corpbanca).

Pero la lección histórica nos devela el camino: organización y lucha (porque así también una lucha disparatada tampoco nos permitirá logros).

Hay un gran peso de la historia sobre nosotr@s y queda mucho camino por forjar. Sólo nuestra indiferencia dejará que las cosas sigan iguales.

Construyamos la Universidad que vele “por el desarrollo libre del espíritu“. . .

Simón Manríquez Villena
Secretario de Comunicaciones de la FEC
Militante de la Fuerza Universitaria Rebelde

Bibliografía:

  1. LA REFORMA UNIVERSITARIA veinte años después. CARLOS HUNEEUS
  2. La Universidad a Través del Tiempo. Galo Gómez Oyarzún
  3. La Revolución Universitaria. Miguel Enríquez
  4. Revista Punto Final, Octubre, 1967
  5. UNIVERSIDADES CHILENAS: HISTORIA, REFORMA E INTERVENCION. MANUEL ANTONIO GARRETON, JAVIER MARTINEZ.

Fotografía destacada por Diego Ibacache

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s