-Las mujeres abortamos

Las mujeres abortamos. Hemos abortado mil y una veces, porque quisimos, o porque no lo quisimos dentro, porque no nos quisieron, porque no era el momento. Porque nos sentimos mal, porque nos sentíamos bien, porque hubo otros planes, porque no estaban las  lucas, porque no supimos cuidarnos, o porque no nos dejaron hacerlo, ya sabes: “sin condón es más rico y la primera vez no pasa nada”. Algunas veces por mentiras, y otras por verdades. Unas por obligación, otras en plena libertad.

Las mujeres abortamos, en todas las culturas, en todas las épocas, en todos los lugares. Con permiso y sin permiso, con plantas, infusiones, pastillas o tijeras. Encontramos siempre la forma, y a veces, la forma nos mata. De vez en cuando nos pillan, y entonces somos castigadas, con cárcel o con estigmas. A lo menos, debemos arrepentirnos culposas de habernos negado al milagro de la vida, a saber, la razón única por la que tiene sentido ser mujer.

¿Creerán que no sabemos para qué nos roban la autonomía? Sí, lo sabemos, nos arrebataron los conocimientos brujos que nos permitían sanar (sí, abortar es sanar), nos quisieron madres de sus obreros, nos quisieron esclavas de la labor reproductiva impuesta a fuego y sangre, porque nos necesitaron para las raíces de su sistema de explotación. Sobre nuestros vientres robados erigieron su monumento a la violencia, de nuestros cabellos tejieron nuevas cadenas, doblemente trenzadas para nosotras.

¿Esperabas, gran patriarca, que sacándome los ojos no pudiera verte? ¿Qué quemándome la cara no me reconocerían mis hermanas? O quizás pensaste, ilusamente, que cosiéndome la boca no podría comunicarme. Nuestras voces son aún desconocidas para ti, nuestros cantos permanecerán indescifrables.

Sépanlo, cómplices del patriarcado, tanto aquellos que lo son abiertamente, como quienes se esconden entre banderas de todos los colores. Nuestra soberanía no se vende por tres causales ni por un cupo en las próximas elecciones. Nuestros cuerpos no necesitan otra autorización más que la de nuestra propia voluntad. Seguiremos alzando nuestras voces, altas, fuertes y valientes.

Sépanlo, cómplices de la violencia. De nuestros vientres libres nacerá la libertad de nuestro pueblo.

Catalina Bestia

Militante de Acción Violeta

13782088_1236352003044738_675469948987784949_n

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s