Derribar las AFP: Agudizar la crisis de los poderosos, dar un paso hacia la crisis de ingobernabilidad

Por: Dirección Nacional, Trabajadores al poder

Solo una revolución entre nosotros puede llevarnos a una revolución en Chile”

Mayo 1969, Secretariado Nacional, MIR

  1. Coyuntura NO+AFP: síntoma del ascenso de la lucha de clases y de la crisis del capitalismo.

La coyuntura NO+AFP es una de las expresiones de lucha más importantes de la clase trabajadora de nuestro país en los últimos años.

Es un inequívoco síntoma del desenvolvimiento de la lucha de clases a nivel nacional e internacional, en el tránsito de una profunda crisis del capitalismoa nivel mundial, en donde el inmenso desarrollo de las fuerzas productivas, la apropiación privada de la producción social hiper concentrada en cada vez menos manos, el portentoso desarrollo tecnológico y la automatización han arrojado a porciones cada vez más significativas del proletariado mundial a una condición flotante, desocupada y/o precarizada profundamente; vale decir, al tensionamiento cada día más agudo de las relaciones de producción entre capitalistas y proletarios, agudizando el enfrentamiento de clases a escala mundial y en todos los rincones del planeta. Consecuencia de dicho proceso, se desenvuelve una disputa sin cuartel entre los capitales imperialistas, lanzados a las guerras de rapiña y saqueo por capturar mayorescuotas de materias primas baratas, en lucha por el acceso a nuevos mercadosy poblaciones, con el único objeto de contrarrestar la el ciclo de crisis, y luchar enconadamente contra el estancamiento de la tasa de ganancia, que viene desarrollándose hace décadas1.

Este proceso ha traído consigo, necesariamente, la destrucción de los resabios del agonizante Estado de Bienestar. Ofensiva de la burguesía internacional que ha profundizado el proceso de transmutación en mercancía, y, por tanto, en fuente de riqueza, de todo derecho social conquistado por las luchas históricas de la clase obrera internacional, en aquel periodo que hemos denominado retroceso táctico de la burguesía2.

Esta coyuntura es parte de un proceso más largo de desarrollo de las contradicciones históricas que se vienen desenvolviendo en la última década a nivel mundial, y que han tenido su expresión local en nuestro país en distintas explosiones sociales desarrolladas los años 2006, 2011 y posteriores, con distintos protagonistas de las coyunturas, como el movimiento estudiantil, lossectores territoriales afectados por conflictos socioambientales; los parosnacionales de distintos gremios como los trabajadores portuarios, los profesores; las luchas territoriales en Aysén, Freirina y Chiloe; la agudización del conflicto en territorio mapuche, entre otros. El desenvolvimiento de estosescenarios nos han permitido señalar algunas características de la situación política que estamos enfrentando3.

Estos elementos nos dan señales de un proceso que se desenvuelve en el periodo, que hemos caracterizado como proceso de transición4 entre un proceso de ascenso de la lucha de masas de carácter exclusivamente reinvindicativo, hacia un proceso de aumento de las luchas políticas, combinadas con las luchas exclusivamente económicas, con predominio de las primeras sobre las segundas, en donde el elemento o uno de los elementos catalizadores fundamentales para acelerar dicho proceso de transición, y que caracterizará este, será la construcción del instrumento político del proletariado o el Partido Revolucionario.

Por consiguiente, la crisis no acontece aisladamente por una especie detropezona de la burguesía consigo misma, sino que es propio de la agudización de las contradicciones de clase, vale decir producto de la ofensiva brutal y mundial del Capital sobre el Trabajo; aspecto fundamental para entender el periodo y la presente coyuntura. Dicha crisis, tampoco es sólo síndrome de las contradicciones internas del bloque en el poder, sino que también puede, y ha afectado, a las organizaciones de la clase trabajadora y sus fuerzas políticas, como hemos estado apreciando en estos últimos años, sobre todo enaquellas organizaciones que tienen profundas prácticas liberales en su seno, y que representan de mejor manera las profundas contradicciones de la sociedad propiamente burguesa.

En este escenario general, es donde se encuentra inserta la coyuntura NO+AFP para el presente año, que además debe sortear un particular acontecimiento político, como son las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias 2017, que hoy analizaremos en esta reflexión.

  1. Fisura de una las vigas maestras del capital monopólico-financiero en Chile

La coyuntura NO+AFP es un fenómeno muy significativo en la actual fase de la lucha de clases, ya que ha develado la existencia de uno de los sectores más dinámicos de organización de masas. Así mismo ha develado uno de los aspectos más profundamente estructurales del Capitalismo en Chile: el rol de nuestra economía local, en particular la estructura de las AFP para la burguesía internacional, que es fuente de recursos frescos para el financiamiento de los grandes grupos económicos del mundo.

Las AFP son eso, el mecanismo de expropiación de enormes cantidades derecursos en dinero, extraído de los salarios de la clase obrera de nuestro país, para alimentar con “combustible” los capitales de transnacionales y de la burguesía autóctona monopólico-financiera.

Nos enfrentamos a grandes grupos económicos imperialistas (CUPRUM, PROVIDA, METLIFE) y empresas parasitarias nacionales, con lo cual, la lucha de clases en este marco debe profundizarse, logrando mayores niveles de conciencia política, más integrales y precisos, es por esto que debemos develar a las más amplias masas de trabajadores esta realidad política.

Por ejemplo, vemos cómo mediante los medios de comunicación de los poderosos en nuestro país —como el diario financiero, el mercurio, la tercera, entre otros—; y por cierto mediante sus representantes gremiales —como laCPC, y las propias vocerías ejecutivas de las grandes compañías—; han iniciado una campaña contra las demandas de las masas, expresadas por la CNT NO+AFP, como forma de componer la fisura en su credibilidad desde las denuncias de colusión realizadas en el último tiempo y profundizada desde el 24 de julio del 2016 con la apertura de la coyuntura NO+AFP.

La Burguesía, los dirigentes de los grupos económicos y sus representantes políticos de la Alianza por Chile, la Nueva Mayoría, desde el gobierno hantachado las reivindicaciones expresadas por la CNT NO+AFP de irreales, populistas, y, por cierto, con el descrédito y la criminalización caricaturesca correspondiente. Continuamente las campañas comunicacionales han buscado sepultar las tácticas —incluso aquellas exclusivamente economicas—; implementadas por la CNT NO+AFP, como el traspaso al fondo E, lasalida de CUMPRUM y de PROVIDA entre otros; pues principalmente son las tácticas que han traído repercusión cuantitativa en la estabilidad económica de las AFP, pero sobre todo, son la expresión más concreta de la deslegitimación creciente en grandes porciones de masas de nuestra clase, incluso llegando a los sectores más atrasados de la misma. Como ejemplo de esto más de un millón de personas cambiándose de fondos hacia el fondo E, decenas de miles saliéndose de las AFP denunciadas, diversas sanciones—aunque escuálidas— de la superintendencia de pensiones, pero que muestran como en la práctica, dichas tácticas van tomando mayor impacto. A pesar de esto, sabemos que estas medidas por si solas en ningún caso lograrán terminar con las AFP. En concreto, a pesar de que las medidas señaladas son efectivamente medidas exclusivamente económicas, estas han permitido medir el impacto de la política de la CNT NO+AFP y de todas las organizaciones y sectores que la respaldan. Le ha permitido al movimiento de masas, dotarse de tareas concretas y cumplirlas incorporando a la lucha, a través de medidas simples a sectores cada vez más amplios, mientras que el proceso de concientización, más económica que política, sigue expandiéndose lentamente y abarcando cada vez más un espectro más amplio de sectores antes inconscientes de su realidad como futuros jubilados.

La batalla contra las AFP nos ha permitido comprobar, además, la continuidad de la lucha de las masas por sus necesidades materiales más sentidas. Comprendiendo esta realidad, al observar el movimiento de masas y al compartir con este sus luchas y aspiraciones, hemos logrado asimilar esta lucha como uno de los aspectos centrales de la táctica de periodo del desarrollo de la crisis de ingobernabilidad, denominándola específicamentecomo la táctica de lucha contra los pilares del modelo, táctica que por su propio movimiento y desarrollo va mostrando a las masas una plataforma de lucha que pueda ir robusteciendo la unidad de las masas, y la discusión programática en la izquierda revolucionaria5.

Estamos en presencia, por tanto, de luchas transversales, que pueden tomar un carácter de avanzada y de mayor cualificación en una alianza a nivel nacional, si cada vez estas luchas van convergiendo en el quehacer concreto, asumiendo mayor coordinación y accionar conjunto en la actual coyuntura.

En este sentido, la tarea de las organizaciones políticas del pueblo, es ir desarrollando y profundizando este proceso de confluencias de las masas, de sus organizaciones políticas y tensionar a sus conducciones pusilánimes ysublimantes6, dotando de claridad táctica, lucha concreta y métodos precisos de organización y accionar para alimentar este camino. Pero principalmente, la posibilidad de lograr esta convergencia es mediante el accionar que tenga como objetivo profundizar la crisis. Nuestra única posibilidad de superar las intentonas de los poderosos y las confusiones del reformismo, es mediante la radicalización de la lucha, su ampliación y profundización, llevando a las masas, por ejemplo, a la agudización de la crisis de las AFP hasta el final, que no se reduce al fetiche de la violencia aislada, sino a la justeza política de la radicalización/realización integral de la táctica.

Por tanto, estamos enfrentando posibilidades reales de golpear a las AFP, combinando los métodos de la acción directa, es decir el accionar radical de masas, conjuntamente con el accionar revolucionario, con movilizaciones nacionales, funas, ocupaciones, denuncias políticas y agitación constante, desafiliación, cambios masivos, etc.

La profundización de estas apuestas, provocarán lo inevitable: la profundización de la crisis y la obligación de una respuesta reaccionaria de los poderosos, y es para este escenario que debemos estar preparados.

  1. El paso de brotes esporádicos hacia un alza sostenida del movimiento de masas: la disputa por la conciencia y la conducción.

Emerge como protagonista una franja dinámica a nivel nacional de la clase trabajadora en la lucha de masas, que se organiza en sindicatos, gremios nacionales, en órganos de hecho territoriales o no, unidos hoy, el sector más avanzando de estos, en un frente de masas o de coordinación de masas también de hecho como es la Coordinadora Nacional de TrabajadoresNO+AFP.

Este fenómeno es expresión clara de la descomposición de la CUT, y, principalmente, de la crisis de los instrumentos burocráticos y conservadores de la clase que operan más como frentes intermedios del gobierno y el bloque en el poder que como órganos con independencia de clase y con un carácter genuino de lucha por las demandas más sentidas del pueblo trabajador.

Este proceso, además, de alza sostenida del movimiento de masas en un marco de crisis de legitimidad y de crisis del capital, ha ido permitiendo en la última década la legitimación y aumento gradual de la violencia de masas y la violencia política, a través de la realización de acciones directas, de uncreciente aumento de las huelgas ilegales, acciones de violencia como denuncia política y la protesta radical de masas contra la represión, lacorrupción, la colusión, etc.

Este fenómeno se ha ido desarrollando y practicando en una franja del movimiento de masas a ratos espontánea, a ratos aislada, lo que nos ha permitido analizar la necesidad de cualificar en dicha franja estos métodos, y, a su vez, la conciencia política en un marco de aproximaciones sucesivas hacia nuestra táctica principal del periodo: la profundización de la crisis de legitimidad de los poderosos hacia una crisis de ingobernabilidad del bloque en el poder a nivel nacional.

Es decir, en dicha franja del movimiento de masas en lucha (estudiantes, sector público, sectores estratégicos, movimientos territoriales, sindicales, entre otros), debemos ir cualificando y coordinando los procesos de lucha, pues son quienes han ido asumiendo una radicalidad mayor en el enfrentamiento por sus demandas y condiciones de vida. Esta franja, por cierto, es siempre un sector en disputa y en el camino debemos analizar y movilizar la correlación de fuerzas en dicho marco de disputa política de las masas, y, por cierto, combatir a los reformismos, sean estos del FrenteAmplio, del PC o de otros, y los intentos de desactivación de la crisis, vengan de donde vengan.

Es pues, además, un desafío de la izquierda revolucionaria, no sólo apuntar a este sector más dinámico, sino también hacia los sectores del movimiento de masas que, en la dialéctica de la lucha de clases, hoy se encuentran con una desafección política mayor, más desesperanzados y desconfiados de los resultados de la lucha. Esto no es mero asistencialismo, ni como dirán algunos, pérdida de tiempo y de fuerza política; más bien, estamos en presencia histórica de posibilidades reales de ir disputando capa por capa, la conducción y la conciencia de las masas hacia un proyecto realmente transformador; podemos por medio de los sectores más dinámicos de la lucha de masas ir acercando y tensionando a dichos sectores más atrasados y retrasados. Nos hemos visto, a pesar de nuestras escasas fuerzas orgánicas y de las pequeñas coordinaciones revolucionarias, hoy disputando política en el seno del pueblo, que de todos modos nuestra política conjunta como sector y como organización van teniendo influjo y tensiona a las organizaciones políticas como también a las organizaciones de las masas a avanzar hacia procesos de lucha mayor, logrando incluso dicho avance y accionar ennuestros espacios de influencia.

Es tarea prioritaria entonces, disputar la conciencia de las masas, de forma concreta al reformismo, al liberalismo, y el gran desafío, a la burguesía, mediante la denuncia política, la agitación y la propaganda, la mayor inserción y consolidación de procesos de lucha local, sectorial y territorial, como también, en su nivel mayor, hacia la coordinación de las luchas del pueblo, hacia mayores métodos de fuerza contra los poderosos y la profesionalización necesaria para golpear contundentemente al enemigo.

cropped-todos_al_paro_nomasafp

  1. Coyuntura NO+AFP 2017 y nuestra posición frente a las elecciones

Por la fuerza las impusieron, por la fuerza de los trabajadores las sacaremos”

21 de Agosto, 2016

Coordinadora Territorial Zona Norte NO+AFP

4.1 El escenario post paro y protesta nacional 4 de noviembre del 2016

La movilización masiva del 4 de noviembre en todo Chile, el clima de ingobernabilidad que se creó en la mañana del 4N y la fuerza de los trabajadores y trabajadoras del sector público, de los sectores estratégicos y del campo popular en sus territorios más avanzados, permitieron dar ese día una jornada real de protesta y un paro parcial del trabajo en una franja de la clase trabajadora. Si bien, esta asonada fue pequeña aun desde el punto de vista cuantitativo, sin embargo, es un avance cualitativo para las luchas de nuestro pueblo, pues dan muestra clara del periodo y un pequeño avance en la conciencia: la crisis de legitimidad del gobierno, la amplia desafección de las masas y el rechazo a los corruptos y coludidos políticos y empresarios, en un marco de crisis del capital mundial, marcan la tónica. Las condiciones de vida de la clase trabajadora y el pueblo empeoran cada vez más, y de parte de los poderosos y sus representantes, sus maniobras no logran ganar la confianza de las masas.

Todos los intentos de relegitimización del bloque en el poder y de sus representantes se han ido al despeñadero. Por más fruta fresca con la que rellenan el cajón podrido, tarde o temprano la putrefacción, la gangrena y la necrósis se extiende. Las intentonas de cooptación del movimiento de masas con reformas mezquinas, con retórica grandilocuente que, debemos reconocerlo, confunden por algún tiempo a una parte no menor de la izquierda sublimante, y por cierto también a un segmento importante de las masas, no obstante, tarde o temprano terminan machucándose contra elempedrado.

Consideramos que no habrá cooptación posible, íntimamente reconocen los poderosos, si no es por medio del uso de la fuerza. El problema está entonces en cuándo sacarán de una vez a los perros y a las bestias, y quienes serán los que asumirán el costo político de la barbarie. La salida reaccionaria ante esta crisis política está a la vuelta de la esquina, querámoslo o no. Así se está expresando a pasos agigantados en territorio mapuche.

En este marco, el 4 de noviembre es expresión de esta crisis, cuyas respuestas del gobierno y de los poderosos, van en una línea que ha tomado la siguiente característica en la presente fase de la coyuntura:

4.2 La ofensiva del bloque en el poder contra CNT NO+AFP

El gobierno a fines del 2016, en plena coyuntura NO+AFP, solicita al Banco Central un informe desde el punto de vista macroeconómico para dar un “marco de responsabilidad financiera” frente a eventuales modificaciones al sistema de pensiones. El resultado de dicho informe se transforma en propaganda gubernamental respecto a las resoluciones del Banco Central desplegadas durante enero del presente año, basadas en el Informe de Estabilidad Financiera y en el Informe de Política Monetaria7, las cuales tuvieron una intención muy clara: lo único que les queda es enmantar su salida política bajo la táctica de la responsabilidad financiera, es decir, bajo las razones de la crisis económica actual y sus nefastas proyecciones, se hace imposible, “aunque quieran muy de corazón”, entregar al pueblo una salida acorde a su demanda.

Fue innegable para todas las fuerzas políticas del gobierno y para la totalidad del bloque en el poder, el que no pueden empantanar la realidad de miseria de las actuales jubilaciones, el futuro miserable de las pensiones para los próximos jubilados, y, por cierto, la seguidilla de corruptela y negocio siniestro de las AFP. Dar una salida de cooptación, que inevitablemente atente contra los intereses de los grupos económicos, tampoco es una posibilidad para el gobierno. Por tanto, la salida implica echarle la culpa al empedrado.

Esto explica el golpe que da la respuesta del Banco Central iniciando el presente año al intentar destruir una salida posible mediante un sistema de reparto a la crisis del sistema previsional, tachando a esta propuesta de la CNT como “como un peligro para la estabilidad económica del país”. El espaldarazo que da este anuncio al aumento de la cotización, al aumento de los años de jubilación y un aporte escuálido del empresariado, aumentado además el percolado que constituyen los subsidios solidarios del Estado en tema previsional, son la tónica.

El gobierno se blinda y refuerza, emitiendo también en enero del presente año un informe muy intencionado de la Superintendencia de Pensiones (la cual funamos recientemente), en el cual muestra que, en promedio, las pensiones de los trabajadores que superan los 30 años de cotización, es, insistimos enpromedio, superior a los 430 mil pesos. Un poco menos que lo que emitió la asociación gremial de AFP en la misma fecha, llegando a los 500 mil pesos8. La propaganda realizada por el gobierno para instalar estos “nuevos” datos, son cuestionados a la brevedad, pues, el uso del “promedio”, es contradictorio con el método usado por la propia comisión Bravo, la cual se basó en el uso de la mediana, la que permite ver el estado de las pensiones justo en la mitad de los datos, sin recibir distorsiones por cifras anormales en los extremos como ocurre con el “promedio”, lo que da cuenta de una intentona de distorsionar la realidad por parte del gobierno y reinstalar la idea fracasada, que en Chile las pensiones no son tan bajas. Pero el objetivo principal de esta línea propagandística y maniobra del gobierno y los empresarios es señalar que, a más tiempo de cotización, mejor pensión, es decir, aumentar la edad de jubilación es una buena medida. No dijeron, como apareció en diferentes medios de comunicación, que la gran mayoría del pueblo trabajador nacional (casi un 80%) tiene menos de 20 años de cotización (no superando los 150 mil pesos de pensión), ni menos se hacen cargo de los datos de la propia comisión Bravo, creada por ellos mismos, que evidenciaesta realidad siniestra.

Estos aspectos buscan posicionar la salida legislativa que dará el gobierno ante la crisis previsional: será Valdés, ministro de hacienda, y cara principal de la próxima propuesta de reforma al sistema de pensiones el que dará la línea a seguir: en nombre de la estabilidad económica del país, su propuesta será aumentar el porcentaje de cotización y los años de jubilación —de forma gradual—, más un aporte del empleador, con aumento de los subsidios y centrando la discusión sobre cómo repartir el aporte de este último, es decir, si va a las cuentas individuales o al aporte solidario; esto es, si este cambio pone el acento en una mejora de las AFP o de la política pública, dejando por tanto, intactas las AFP y el negocio de las grandes compañías autóctonas e internacionales.

La pirotecnia vendrá en las entidades fiscalizadoras, en los espacios departicipación de usuarios/afiliados, y en una seguidilla de instituciones inútiles.

En paralelo, el empresariado sale también a hacer su ofensiva desde fines del 2016 e inicios del 2017, “coincidentemente”, basados ahora no en el Banco Central, no en la Superintendencia de Pensiones ni en José Piñera, puesto queno son estúpidos, sino que en el informe sobre Panorama 2016 sobre las Pensiones de la OCDE9. La Confederación de la Producción y el Comercio de nuestro país (CPC) sale con su propuesta de modificaciones al sistema de pensiones basados en este informe, que va en la línea y orientación de los poderosos de los países desarrollados: aumento edad jubilación (en el caso de la CPC principalmente a las mujeres a 65 años, y 67 años posteriormente a ambos géneros), aumento de la cotización, en este caso a un 16% en total, cuyo aporte patronal (aumentado según incentivo voluntario primero del trabajador), vaya principalmente a las cuentas individuales, para que solo por medio de impuestos generales o de presupuesto se aumente el pilar solidario.

Esta línea es la tendencia general que han empujado a nivel mundial la gran mayoría de países desarrollados que constituyen el bloque en el poder internacional. Estos países empujan una respuesta de austeridad frente a la crisis del capital mundial, como la Unión Europea, la cual, en su totalidad en las próximas décadas tendrá una baja del presupuesto fiscal en pensiones, a través de reformas ya legisladas, y aumentará gradualmente los años de jubilación y el monto de cotización como corriente general de la política de la burguesía internacional respecto al campo previsional y el gasto público en el área social10.

Estos aspectos son los que ha intentado contrarrestar tibiamente la CNT, colocando en el centro la contradicción entre la propuesta de la clase trabajadora, esto es el sistema de reparto, versus la propuesta de los empresarios y el gobierno, el cual se tildo a sí mismo para esta parte del conflicto, en palabras de Valdés, “como mediador”11.

Por tanto, lo que debemos empezar a visualizar son dos escenarios: 1) de qué modo la salida al conflicto de parte del gobierno intentará cooptar a una parte del movimiento de masas; y 2) cuál será la respuesta de los sectores reformistas a la crisis:

  1. La respuesta del Gobierno está en la línea, como dijimos, de la burguesía internacional, por tanto, no tocarán a las AFP ni como sistema ni en su arquitectura. El aumento de las pensiones en lo inmediato, será principal en la extensión del pilar solidario a un mayor porcentaje de la población más pobre, y un aumento del subsidio de carácter completamente insignificante. No solucionarán, por tanto, el problema grave de las pensiones indignas.

Tendrá un resultado parcial el aporte del empleador, como “avance” principalmente en el imaginario de los sectores políticos “progresistas”, y su impacto material en las pensiones, será ínfima.

La justificación será el marco de una política responsable y de estabilidad económica del país, vale decir, avances y apuestas económicas significativos no habrán para los trabajadores.

Una nueva institucionalidad estatal, tendrá aparición gradual, acompañada de medidas complementarias que solo tendrán impacto mediático de corto plazo, colocando el problema de las pensiones y una nueva institucionalidad (AFP Estatal), como una discusión del “próximo gobierno”.

Por lo tanto, i) el problema sustancial de las actuales pensiones, no tendrá solución efectiva, constituyéndose en un escenario propicio de respuesta para las masas en lucha; ii) el negocio de las AFP seguirá intacto, alimentando la desafección de la política tradicional; iii) dejará la pelota en el movimiento NO+AFP, es decir, plantear una salida política al conflicto, de negociación o de ruptura y de profundización de la crisis.

  1. El reformismo buscará la oportunidad de que la salida(iii) sea: Llevar retóricamente las banderas del NO+AFP (como lo hacen ahora), y llamarán a que representantes de la CNT NO+AFP asuman candidaturas, locales-parlamentarias y presidencial, cuestión que ya está en la palestra política y formando parte de la discusión en la CNT. Querrán utilizar el 26 de marzo, como inicio de la proclamación; querrán usar la movilización “más grande de la historia” como escenario de su lanzamiento público.

Por lo cual, nuestra tarea es demostrar que no hay salida posible hacia las canaletas de las elecciones que logre solucionar el problema de las pensiones, ni ningún otro problema fundamental del proletariado en este país.

El reformismo no ha entendido, o no ha querido entender, que esta salida, históricamente en nuestro país y en el mundo, ha llevado inevitablemente a nuestros pueblos al despeñadero, confundiendo con cantos de sirenas pacifistas y oportunistas, una salida que, queramosla o no, traerá confrontaciones de clase inevitables ¿Cómo se prepara el reformismo, y prepara al pueblo, para este escenario de enfrentamiento mayor?

Para esta realidad debemos prepararnos la izquierda revolucionaria y el pueblo, para lo que inevitablemente traerá la agudización de las posiciones en la lucha contra las AFP: aumento de la violencia, aumento de la represión, y, por cierto, aumento de la lucha de masas.

Las líneas que han emergido como alternativas y/o complementos en el propio seno del reformismo a la política electoral, tienen el cauce de una línea ciudadanista que se ha denominado desobediencia civil.

La desobediencia civil, es la línea que en particular esta levantado Luis Mesina en la CNT, no obstante, es aun abstracta. Nace como táctica de respuesta a un escenario inevitable como será, la propuesta negativa del gobierno a las demandas de la coordinadora.

La desobediencia civil, como accionar ciudadano es un método concreto en pasivo, como accionar de rechazo a la línea del ejecutivo en el gobierno. Esto ha provocado la propaganda cámbiate al fondo E, salida de cuprum y próvida, y busca profundizarse con acciones de desobediencia civil como lo fueron, las acciones en la evasión del metro o los llamados a evadir el transporte público en general. La tarea es pues, como desde dicha plataforma empujamos a métodos activos de lucha, y para ello debemos ser protagonistas como izquierda revolucionaria: aquí una tarea concreta, el orden del día, un desafío. En este aspecto la consigna debe ser, avanzar desde la desobediencia civil a la lucha directa de masas.

La pregunta es pues, que en el empuje que este sector dará a esta línea, que llega más a los sectores más atrasados y retrasados de la lucha de clases, ¿Será un escenario propicio para el desarrollo y el impulso de una línea radical de masas, de una actividad revolucionaria de masas? Consideramos que es una posibilidad cierta y que está en la claridad de nuestras consignas y en la decisión y audacia de los revolucionarios volcar al gran segmento retrasado del movimiento de masas a acciones de mayor radicalidad y sobre todo a mayores niveles de conciencia y organización.

4.3 Nuestra toma de iniciativa hacia la marcha nacional del 26 de marzo

En este escenario, realizamos apuestas inmediatas que buscaron mejorar nuestra posición política como sector y empujar a la CNT a salir de suempantanamiento político. En este marco realizamos:

  1. Campañas de AGP convocando a la marcha nacional, nuestra AGP en el Cerro Renca12

  2. Jornadas de acciones directas contra las instituciones que defienden las propuestas de los empresarios y el gobierno: la Superintendencia de Pensiones fue nuestra primera institución en agenda, y luego realizamos una segunda en Provida.

  3. Acciones de denuncia y desafiliación masiva de Cuprum y Provida. Estas acciones a pesar de la iniciativa no tienen una cobertura comunicacional masiva, entre las razones ya dadas, también por impulso del gobierno y los poderosos de construir un cerco comunicacional hacia el movimiento NO+AFP. No obstante, el objetivo de la campaña fue romper el cerco, reinstalando la lucha NO+AFP en contradicción con la del bloque en el poder, y denunciando la salida ya clara que quiere dar el gobierno en la línea de los intereses del gran empresariado.

  4. Hoy nuevamente Provida está en la mira por no recalcular y actualizar el pago de jubilaciones, entre el 2005 y el 2014, afectando a más de 7000 afiliados, y pagando una multa de mil millones de pesos notificado por la SIP13. Las prácticas de Provida, en inversión fraudulenta, fusiones con estafa al fisco en más de 420 millones de dólares, el mal uso de las cotizaciones de los trabajadores y trabajadoras en los negocios financieros internacionales, la mezquina reducción de la comisión por administración de fondos, etc, son históricas y constantes. Por tanto, hemos estado también haciendo campaña y agitación que permita acercar a los sectores más atrasados con la salida masiva de Cuprum y Provida.

  5. La propuesta del empresariado es principalmente aumentar la edad de jubilación, y entre estos aspectos, la mujer está en su mira. Este 8 de marzo salimos a responder estas medidas impulsando la participación de la CNT en dicha marcha nacional en conjunto con la coordinadora NI UNA MENOS, acción que fue un éxito desde el punto de vista de la participación y la instalación de una línea concreta de lucha del feminismo en el marco de las problemáticas de la mujer trabajadora.

  6. Plan Vital: también está en nuestra mira pues, el anuncio de cierre de sucursales, responde a un plan de negocios y de baja de costos para los próximos años, esto afectará más a los trabajadores de Plan Vital que a los usuarios de la administradora como ha intentado focalizar la SIP. Lo que debemos hacer aquí es empujar una propaganda hacia los trabajadores de plan vital, mostrando que perderán el trabajo (cierre del 44% de sus sucursales), y agudizando la crisis de una sucursal para boicotear su negocio.

  7. El reformismo y el frente amplio, no buscarán en esta pasada profundizar la lucha, sino principalmente suavizarla, lo que generará tensiones a la interna;también intentarán diferenciarse con los candidatos del bloque en el poder, mostrándose cercanos a las demandas de las masas. Su cometido es utilizar la lucha de masas como capital político para sus votos. No buscan, por tanto, profundizar la crisis, sino resolverla mediante un proceso de acumulación de fuerza que no golpea, sino que solo se viste de la pelea de la clase trabajadora y sus demandas. Por tanto, hemos apostado a tensionar al reformismo denunciado su cometido.

    En síntesis, la participación electoral constituye el pantano hacia el cual, tanto poderosos como aspirantes a poderosos, pretenden arrastrar al movimiento de masas en general y al movimiento NO+AFP en particular, para inmovilizar y aniquilar la lucha contra el principal pilar del modelo, la viga maestra del capitalismo chilensis: Las AFP. Nuestra posición a este respecto es, que el movimiento de masas debe rechazar la participación electoral y dedicar toda su fuerza y energía a la ampliación y profundización de la lucha contra los pilares del modelo en general y contra las AFP en particular. La lucha contra las AFP por vía legislativa o electoral, en el mejor de los casos es un autoengaño, en el peor, es un engaño descarado y malintencionado. Lo que el pueblo debe comprender, es que los poderosos, los empresarios, los ricos y sus representantes, no van a permitir en ningún caso que recuperemos nuestra riqueza, y van a reaccionar violentamente para mantener su condición de privilegio.

5. El quehacer de la izquierda revolucionaria y el pueblo trabajador en la presente coyuntura

el obrero debe formarse una idea clara de la naturaleza económica y de la fisionomía social y política del terrateniente y del cura, del dignatario y del campesino, del estudiante y del desclasado, conocer sus lados fuertes y sus puntos flacos, saber orientarse entre los múltiples sofismas y frases en boga, con los que cada clase y cada sector encubre sus apetitos egoístas y su verdadera “entraña”; saber distinguir que instituciones y leyes reflejan tales o cuales intereses y como lo hacen. Mas esa “idea clara” no se puede encontrar en ningún libro: pueden proporcionarla únicamente las escenas de la vida y las denuncias, mientras los hechos están recientes, de cuanto sucede alrededor nuestro en un momento dado, de lo que todos y cada uno hablao, por lo menos, cuchichean a su manera; de lo que revelan determinados acontecimientos, cifras, sentencias judiciales, etcétera, etcétera, etcétera. Estas denuncias políticas omnímodas son condición indispensable y fundamental para infundir actividad revolucionaria a las masas”.

Lenin, ¿Qué Hacer?, 1902.

El tiempo político se acortó. El gobierno responderá realizando una primera fase de pirotecnia llamada “escuchar a diferentes actores” hasta abril del presente año, para que en los meses de junio/julio —entre primarias parlamentarias y presidenciales— dar una propuesta de correcciones al sistema previsional14. Debemos ser claros: 1) la propuesta del gobierno está en línea de la tendencia mundial que la burguesía internacional está dando a las reformas previsionales15, y 2) no tenemos ya los meses de preparación como ocurrió hacia el 4 de noviembre, y el gobierno y los poderosos saben que dar tiempo al movimiento es una posibilidad de rearme y preparación.

Toda la ofensiva del bloque en el poder busca un único objetivo: sepultar el movimiento con una salida comunicacional de “acuerdo nacional” (Gobierno-Empresariado), que es el acuerdo, por cierto, del bloque en el poder. Ante estos hechos debemos preparar nuestra fuerza y orientarla hacia lineamientos concretos en esta fase.

5.1 Critica y AutocrÍtica

Desde el punto de vista de nuestra autocrítica, debemos señalar, que durante todo diciembre del 2016 y enero del 2017, acontecieron anuncios del bloque en el poder que no tuvieron respuesta contundente de nuestro sector ni lo impulsamos en la CNT, es decir, sin acciones de denuncia política clara hacia las masas, respecto de: 1) hacia donde van las propuestas de los poderosos, y 2) qué debemos hacer.

Las razones que explican nuestra pérdida de iniciativa, es decir, aprovechar los escenarios contingentes que abre el enemigo, tienen que ver pues, por un lado, con el giro de la discusión impulsada por los cantos de sirena del reformismo, lo que nos coloca en una posición de reordenamiento de nuestra fuerza hacia el nuevo debate, y, con ello dejamos el flanco abierto para la ofensiva sin respuesta de la patronal.

Por otro lado, el ingreso oportunista del Frente Amplio y todas sus vertientes que ocuparon el debate de la CNT en dichas fechas (Conferencia Nacional 13 de enero), y, por cierto, el encandilamiento de algunos dirigentes colocó la discusión en el centro sobre las elecciones de diputados y presidenciales, una añorada y vieja tercera vía como medio real de lograr el cometido de eliminar las AFP (gradualmente), provocando el zigzagueo de algunos; otros se atrevieron a expresar públicamente lo que siempre han pensado, y con ello entramos al campo de la discusión política, sobre el mezquino binomio, sobre si le decimos sí o no a las elecciones.

Sin embargo, los hechos hablaron, la CNT resuelve, y el reformismo amplista pierde su ingeniosa idea de convertir a la CNT en plataforma electoral. No obstante, otro elemento de autocrítica como izquierda revolucionaria es pues que, quienes consecuentemente están en la línea de barrer con las AFP y profundizar la lucha política de clases en Chile, no logramos avanzar enfocalizar la táctica en un plan de lucha concreto con el objeto de poner en jaque al gobierno y los poderosos.

El valor de la oportunidad, las acciones directas de denuncia que pudimos haber realizado contra el Banco Central, la CPC, el gobierno, el ministerio de hacienda y otros, pasaron sin más miramiento que no sea la televisión y las redes sociales, mientras al en la CNT se debatía si apoyaba a los candidatos del Frente Amplio (que entraron a la lucha contra las AFP post municipales) y si se determinaban candidatos de la CNT hacia a la presidencia.

El problema es que esta discusión sigue abierta, producto del maniobreo de las direcciones gremiales de la nueva mayoría y el reformismo, y, por cierto, producto de la posición minoritaria de la izquierda revolucionaria en los espacios de decisión política, y sobre todo en los espacios de masas más amplios.

Por lo tanto, debemos corregir a la brevedad este fenómeno de responder a los acontecimientos a bandazos, mover la fuerza desplegada de un lado a otro, provocando la dispersión y la descoordinación.

Debemos corregir, además, un fenómeno que es transversal a la izquierda revolucionaria, sobre todo en coyunturas tan importantes como el NO+AFP: el bajar la guardia, la dispersión descoordinada y desordenada de nuestras fuerzas, el flexibilizar la disciplina consciente de nuestra militancia, producto de vacaciones o periodos supuestamente más “tranquilos” de tiempo, es el flanco abierto perfecto para la arremetida de los poderosos y el reformismo. Nuestra tarea es titánica y requiere de nuestra mayor entrega, abnegación y compromiso, este es pues, incluso, la razón fundamental y el combustible inagotable de la iniciativa y de la audacia. Si no tenemos esta entrega en la lucha de clases, y nuestra lucha se reduce a los tiempos formales, o los tiempos “estudiantiles”, o a los tiempos, individuales, lo que estaremos provocando, es una militancia que carece de disciplina férrea, que no hace sacrificios, sino que lucha, cuando tiene tiempo, cuando no interrumpe su proyecto personal.

La contradicción entre el proyecto personal y el colectivo, siempre será la tónica al interior de las organizaciones de izquierda, nuestra misión hacia el pueblo y hacia la militancia es siempre dar el ejemplo, responder con una moral contundente sobre estos fenómenos, y enseñar a las masas y a nuestra militancia, a que la única forma de hacer la revolución es con nuestro sacrificio y entrega consciente, voluntaria y disciplinada.

5.2 El Que hacer

En base a estos análisis realizados, y al conjunto de las reflexiones señaladas, nuestra apuesta política para la presente fase de la coyuntura abordará las siguientes líneas políticas:

  1. Debemos rechazar tajantemente las líneas electoralistas vengan de donde vengan, y combatir con fuerza el oportunismo del Frente Amplio, con lucha política concreta, convenciendo a las masas que dicha salida es solo una capitulación de la línea fundamental del movimiento de masas NO+AFP:derribar a las AFP.

Debemos aclarar a los sectores más dinámicos del movimiento de masas que el paso de la lucha reivindicativa o gremial a la lucha política por el poder, no es lo mismo, que el paso del economicismo a la lucha electoral.

La conciencia política no se reduce a ese elemento, por el contrario, mantiene su condición se conciencia parcial/reivindicativa.

Debemos disputar la conciencia de las masas como prioridad, por lo cual, debemos explicar que un salto de la conciencia es pues el paso de la lucha por pensiones dignas a la lucha por derribar las AFP, a través de la toma del poder político.Aquí estamos en presencia de un avance real de la conciencia, al situar en las masas el por qué de eliminar las AFP y su camino férreo a derribarlas. Esto provocará un quiebre fundamental con cualquier línea analgésica del gobierno y confusión reformista, si en las masas se clava la conciencia, con razón, de que la única forma de tener pensiones dignas es con el fin de dicho sistema de financiamiento del gran empresariado mundial y local. Aquí si estamos combatiendo y disputando al Poder en un aspecto.

  1. Saldremos a empujar un nuevo escenario como el 4 de noviembre. La protesta y el paro nacional, la acción directa, la movilización territorial y el accionar revolucionario deben empezar a prepararse.

  1. No podemos, por razones de que “nos pueden instrumentalizar”, no desplegar nuestra fuerza en esta coyuntura; sino que debemos redoblarla con mayor fuerza nuestro accionar, pues, si hay algo que no tiene el reformismo liberal que aparece hoy como Frente Amplio, es pues, la determinación de la lucha concreta como lo hemos demostrado en la mañana del 4 de noviembre, y la coherencia entre el decir y el hacer.

  1. Las acciones de propaganda que hemos empezado a realizar desde fines de febrero y durante marzo para moralizar a la CNT y agitar a las masas, son nuestro aporte que han empezado a empujar a la coordinadora a recuperar el ímpetu: debemos seguir y aumentar dicha tónica.

  1. Por lo tanto, debemos enfrentar el 26 de marzo con un despliegue proporcional a los hechos que se aproximan e iniciar el camino hacia unanueva ofensiva de la clase trabajadora.

  1. Finalmente, la táctica de la desobediencia civil y la salida de CUPRUM yPROVIDA, son métodos que apuntan principalmente a los sectores más atrasados y retrasados de la lucha de clases. Nos parece que deben seguir dicha tónica. Quebrar una AFP, si así fuera con dichos métodos, no solucionará la tarea fundamental: eliminarlas completamente. Sólo la lucha radical del pueblo por derribarlas, con los métodos históricos de nuestra clase, su fuerza y organización, y el accionar revolucionario conjunto y a nivel nacional, lograrán avanzar en la tarea fundamental de profundizar la crisis de los poderosos y poner en un escenario más favorable una salida de ruptura contra el bloque en el poder: en este escenario, un clima de ingobernabilidad nacional, y el alza del movimiento de masas con accionar radical en sus filas, puede darnos un escenario propicio para derribar de una vez las AFP.Adicionalmente, estas medidas sirven como medida de la efectividad de la política y la conducción que la Coordinadora NO+AFP tienen sobre el movimiento de masas en general y sobre todo sobre los sectores más retrasados, por lo tanto, la izquierda revolucionaria debe incorporar este aspecto a su política, con claridad de su significado y con contundencia en su agitación.

Texto originalmente extraído de:  https://unicasolucionrevolucion.wordpress.com/2017/03/24/derribar-a-las-afp-agudizar-la-crisis-de-los-poderosos-dar-un-paso-hacia-la-crisis-de-ingobernabilidad/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s