Coger acorde al sistema

Coger acorde al sistema 

Captura de pantalla 2017-04-17 a las 12.42.13 a.m.

Por Manu Martínez 

La primera vez que entré a una página porno, más que por calentura, fue por curiosidad. Después de enterarme que mi novio del momento lo hacía, y de charlas con amigas de las cuales me iba sintiendo que yo era la que peor garchaba del grupo, quise entrar a ver la posta: cómo lo hacían los profesionales.

Me encontré con padrastros castigando hijas desobedientes. Taxistas aprovechándose de pasajeras sin suficiente efectivo. Jardineros seduciendo MILFS en la cocina. Colegialas dispuestas a todo para aprobar un examen. Madres enseñándoles cómo chupar pija a las hijas. Doctores abusando de pacientes inexpertas. Adolescentes que pensaron que estaban en un casting de modelos.

 Un mundo en donde el sexo no era nada parecido al que teníamos nosotrxs, lxs mortales. Y, si bien yo había escuchado hasta el cansancio que “el porno era una fantasía” y sabía que no era así como lo hacía todo el mundo; entendí que eso era lo ideal, con lo que fantaseaban todos (mi novio inclusive), la mejor manera de hacerlo.

Pero el problema no era intentar copiar y probar lo que creía como “mejor”, sino que eso que se me mostraba como mejor eran prácticas mecánicas, cosificadoras, violentas y misóginas: mujeres objeto, con tetas de plástico, uñas esculpidas y tangas tipo hilo dental que escondían depilaciones perfectas; mujeres que estaban ahí para complacer a un hombre, en posiciones una más ridícula e incómoda que la otra, muriéndose de placer ante el más mínimo roce, relamiéndose y sonriendo cuando les acababan en la cara (momento en que la escena llegaba a su fin).

 Representaciones que me enseñaron a coger acorde al sistema, donde mi placer estaba regulado por normas, mi cuerpo objetivizado y sometido a juicio, y mi preocupación más cercana a mi aspecto que a mi placer.

 Queriendo parecerme al modelo, creyendo que así gustaría más, presté mucha atención en una charla donde una amiga nos quiso enseñar a las demás una técnica para abrir la garganta con el objetivo de que la pija entrase más adentro, porque a los tipos les gusta cuando te atragantás. Una fantasía que el porno alimentaba en sus sesiones de face fucking: esas en las que una chica con ojos llorosos es cogida por la boca (donde muchas veces termina vomitando y siendo obligada a comerse su propio vómito).

 Lo clave de esos vídeos (y en realidad casi todos los del porno mainstream) es que las mujeres cumplen un rol pasivo que, en realidad (de esto me dí cuenta después), no existe: si hay dos o más personas participando de una relación sexual, ¿por qué no pueden ser los dos activos? ¿el sexo oral (o cualquier otra práctica) no puede ser disfrutable por ambas partes?

 La pornografía despoja al sexo de la seducción y del deseo, y lo vuelve una mera cuestión de un pito adentro de algún agujero. Pone el eje de nuestro placer en un pene (grande y erecto), y delega al hombre la responsabilidad de nuestros orgasmos.

 Me costó mucho darme cuenta que el sexo era mucho más que eso. Que los juguetes no “reemplazaban otra cosa” porque no existía una forma de obtener placer que fuera más válida que otra. Y que todos los chistes y comentarios sobre el tamaño -como los que hacían, muchas veces, mis amigas-, eran una competencia que sólo contribuía a naturalizar más el falocentrismo, atacando la seguridad del hombre asociando algo tan inmodificable como el tamaño de su pija, con la posibilidad de brindar placer. Cuando, en realidad, si el tamaño afectaba la relación sexual era porque previamente había afectado la cabeza de los involucrados.

 Un poco lo mismo que pasaba -y pasa- con la virginidad (femenina, claro): se convirtió un concepto machista de posesión y dominancia, que consiste en sacarle algo a la mujer. Su cuerpo, su vida sexual, su placer, su inocencia. El hombre la desvirga y la hace suya. El sexo oral, la masturbación mutua, o la penetración anal no son consideradas formas de desvirgarse: esto está exclusivamente relacionado con la penetración pene-vagina, concepto que sostiene la familia patriarcal.

 Tiempo después, entre amigos, admití haber mandado fotos desnuda por whatsapp. Algo que hice hace muchísimo y que ni siquiera disfruté tanto. Yo en realidad aspiraba ser una fantasía para otra persona y, por fuera de las inseguridades que me atacaban cuando realizaba otras prácticas, jugando a ser una femme fatale en fotos me sentí más segura. Una manera de tener el control y a la vez convertirme en eso que los hombres deseaban. Pero las respuestas de mis amigos, en gran parte, fueron “¿y no te da miedo que se viralice?”.

 Una pregunta que no me surgió al momento de mandar la foto (supongo que un poco por desinformación), pero que tampoco me hice cuando mandé audios o mantuve otro tipo de conversaciones online. Porque, en general, uno no está esperando que lo invadan en espacios privados, cualquiera sea su índole. Sin embargo, cada vez que hay casos de famosas o vídeos porno que se hacen virales, saltan preguntas como “¿por qué lo hizo si no quería que la vieran?” en boca de gente que juzga la vida sexual de la mujer en lugar de preguntarse si está bien compartir una foto, aún cuando eso vaya en contra de los deseos de la protagonista. Como si ellas fueran las culpables de que otros no hayan respetado su intimidad.

 La sociedad, en vez de indignarse o hacer un tratamiento crítico, es parte de tal viralización. Un contenido que rankea fuerte en páginas porno: vídeos el de Florencia Peña y otras famosas, “castings” de chicas a las que les prometen no subir los videos, porno amateur de parejas que se filman y luego se viralizan, o que un tercero filma a escondidas. La gracia está en mirar algo que no está dirigido al ojo público; otra vez, se violentan los deseos de la mujer en cuestión.

 Sé que no todo es culpa de la pornografía, y que ésta sólo reproduce ideas ya instaladas. Pero es una industria millonaria y capitalista que no cuenta con la regulación adecuada, y que forma parte de una cadena de consumo que involucra la explotación, la trata, la prostitución, y más formas de violencia. Una industria global que intercambia los cuerpos por ganancia.

 Y no sólo le vende fantasía a su público, sino a quienes trabajan en ella. En su mayoría, chicas que (como muestra el documental Hot Girls Wanted) no estaban al tanto de que sólo subsisten en el negocio dedicándose a fetiches particulares y trabajos duros; que le monto que ganan no es tanto, -teniendo en cuenta grandes gastos en manicura, depilación, peluquería, vuelos, alquiler, etc-; ni que el alcance que tienen es tal que hace que, al cabo de un mes, sus padres ya se hayan enterado de su trabajo nuevo.

Toda esta desinformación en torno a la sexualidad y al cuerpo me llenó de complejos. Limitó mis decisiones y mi libertad. Me llenó también de sentimientos de culpa, de inseguridad y de humillación. Lamentablemente, me enseñaron que el sexo, la masturbación y, por supuesto, el consumo de pornografía son actos privados que se manejan dentro de una pestaña de incógnito y de los cuales no se habla. O por lo menos no de ésta manera.

 Pero yo creo que es necesario hablar para poder destruir las ideas de placer que aprendimos de la pornografía capitalista (que no es otra cosa que la fantasía perfecta del sistema machista en el que vivimos). Porque si bien es cierto que en toda producción pornográfica lo importante lo sexual, eso no quita que las mujeres no podamos ser tratadas y retratadas como seres humanos.

La realidad es que ni a todas las actrices ni a todas las mujeres nos gusta que nos acaben en la cara o estar cien por ciento depiladas. Que escupir no es necesariamente poco sexy. Que las manos, los brazos y las piernas son tan protagonistas como las tetas y el culo. Que no hay una fórmula matemática para llegar al orgasmo. Que las formas de sentir son infinitas. Que la eyaculación masculina no es necesariamente sinónimo ni de buen sexo, ni del final del acto. Que las miradas dicen más que las palabras. Que hay una manera de ejercer la vida sexual sin tiempos, ni límites, ni etiquetas.

Texto originalmente extraído de:

http://www.revistapalta.com/single-post/2017/01/03/COGER-ACORDE-AL-SISTEMA

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s