Contra la violencia del Estado: lucha y organización

El pasado 9 de mayo miles de estudiantes salieron a las calles para demostrar que la crisis de educación está lejos de tener una solución. El modelo educacional vigente en Chile es uno de los pilares sobre los cuales la desigualdad entre clases sociales se mantiene y profundiza cada año. Las consecuencias del abandono estatal a la educación pública y la irresponsable libertad a la empresa privada han producido un sistema de privilegio para unos pocos construido sobre el aprovechamiento y abuso hacia la gente de trabajo honesto y esfuerzo sincero. Este sistema es especialmente cruel y violento, miente y engaña a miles de estudiantes y sus familias, les amarra con deudas imposibles de pagar y les recompensa muchas veces con títulos inútiles y años perdidos.

Ésta es la dura realidad que enfrentamos los hijos e hijas de la clase trabajadora, la misma que nos ha movilizado hace más de diez años por tratar de cambiarla, para lograr condiciones de estudio y trabajo dignas en la educación básica, media y superior, conquistar condiciones de real democracia dentro de nuestros centros educativos, arrebatar de nuestros colegios y facultades el control empresarial y dirigir nuestras mallas y programas hacia las necesidades de los pueblo, por obtener el compromiso real de nuestras instituciones en favor de una educación feminista.

Imagen Violencia

La violencia a la que nos enfrentamos nos llama a luchar, a defendernos y a resistir como estudiantes organizados, nos hace conscientes de nuestras necesidades y nos aventura a plantear decisiones colectivas. La justicia de nuestra lucha está construida sobre nuestra vida misma, y el derecho a llevarla adelante nos pertenece.

Este martes vimos cómo, una vez más, el Gobierno de Chile se encarga de reprimir y silenciar esta voz de crítica social. Muy lejos de hacerse cargo realmente de nuestras demandas históricas, utiliza el control que tiene sobre el brazo armado del Estado para herir y dañar al mismo pueblo chileno.

Condenamos los hechos de excesiva violencia por parte de Fuerzas Especiales de Carabineros en todos los territorios donde la movilización social tuvo lugar, especialmente en Valdivia, donde por segundo año consecutivo un estudiante resulta herido por el uso desproporcionado de la fuerza.

Denunciamos la política recurrente de la Nueva Mayoría para desactivar la movilización social, atacándola de frente y sin reparos, castigando nuevamente a quienes levantan la lucha por lo que es justo, como ocurrió hace diez años con el luchador social Rodrigo Cisternas. Exigimos que quienes participan de las juventudes oficialistas se hagan responsables del daño que ha significado para los y las estudiantes movilizados las políticas de intransigencia y criminalización de sus partidos.

Defendemos nuestro legítimo derecho que como estudiantes tenemos a organizarnos políticamente, a decidir de forma autónoma e independiente nuestras formas de movilización, de llevarlas a cabo convocando y llamando abiertamente a otros sectores de la clase trabajadora.

Firman en conjunto

Juventud Guevarista

Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez

Trazo Común

Juventud Revolucionaria por el Poder Popular

Manos Construyendo

Vencer

Acción Libertaria

ContraCorriente – Organización de Estudiantes en Lucha

¡Arriba los y las que luchan!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s